Blog

KRID LifetimeFishing - Spinning




A las puertas…

Prácticamente se huele la primavera… y llega con ella el periodo en el que, habitualmente, más suelo disfrutar de la pesca (si el tiempo lo permite). Los meses de Abril y Mayo son, desde hace años, aquellos en los que más expectativas deposito. Atrás queda el invierno, el frio y las horas sin luz, para dar paso a días más largos y, normalmente, a un incremento notable de actividad de los peces. Desde la última entrada, hemos seguido, más o menos, la ruta establecida. 3 meses, en los que he repartido salidas en dulce y salado, enfocado en otros 3 objetivos claros. Lucio, lubina y sepia. Intenté estirar el Ajing lo máximo posible pero, finalizado Noviembre, el bajón de actividad fue tan abrumador que decidí enfocarme en el eging y la búsqueda de grandes sepias, además de probar suerte en la mejor época para buscar robalos en pedrero y grandes lucios en prefreza.

He vuelto a dedicar jornadas y a disfrutar del Eging, una técnica que durante años ocupó casi todo el tiempo que tenía disponible para pescar y que, prácticamente, abandoné por completo hace unos 12 años para centrarme en el spinning y, concretamente, en enfocarme al 100% a buscar lubina. Siempre lo he echado de menos y, después de un par de temporadas marcándolo cómo propósito, este ha sido el año en el que, por fin, he vuelto a disfrutar cómo antaño… o quizás más, dada la evolución que, cómo ha sucedido en cualquier modalidad de pesca con artificiales, han experimentado los equipos de eging en la última década. Estoy utilizando una caña de la serie 5G de Major Craft, la Egizaust 832ML, una vara completamente tubular de 85g de peso y con capacidad para manejar egis entre 1.5 y 3.5. Junto con un 2500, en mi opinión, un equipo perfecto para pescar sepias y calamares la mayor parte del año (de Noviembre a Mayo) desde espigones y escolleras, a excepción de la temporada de verano y principios de otoño, época en la que me decanto por equipos de mebaring hasta 4-5Lb máximo, solid tip, cómo la opción más divertida y sensible para pescar con pequeños egis artesanos o egis comerciales de 1.5 o 1.8 como máximo.

En cuanto a los resultados, ha sido una de las mejores temporadas de sepia que recuerdo… después de un verano y otoño bestiales, el calamar prácticamente «desapareció» a finales de Noviembre y en los meses de Diciembre y Enero y, es ahora, cuando parece que vuelve a aparecer, aunque a cuentagotas. En cualquier caso, normalmente, los meses de Abril y Mayo son mejores para ellos. Enero y Febrero son los meses del año, en la zona de pesca que frecuento, de las grandes sepias, época en la que tenemos la posibilidad de toparnos con los ejemplares de mayor tamaño y en mayor cantidad… y, este año, no han decepcionado.

¿Lubina? Ha sido el mejor invierno de la última década, por decir algo. Es evidente que los «mayores» recordaran años increíbles, en mi caso, me cuesta recordar un invierno mejor que este en cuanto a cantidad, pero especialmente en cuanto a tamaño medio, de lubinas cercanas a costa. Por algún motivo, este año los peces no se han agrupado de la misma forma y no han buscado las aguas profundas de años pasados. La hipótesis más plausible que se me ocurre y que he comentado con otros compañeros es la diferencia en la temperatura del agua, más suave que la de inviernos pasados en estos mismos meses del año, lo que, en mi opinión, ha llevado a que la freza no se haya concentrado tanto en un periodo y haya sido más paulatina. He ido a lo concreto, es decir, a un equipo MH y a buscar peces grandes donde sé positivamente que los hay, en esta época y con estas condiciones, priorizando y pescando zonas de grandes bolos sumergidos, cercanos a costa, y de cierta profundidad… lugares de canales en los que se concentra la comida y en los cuales que se genera la corriente suave que tanto gusta a los grandes peces. A partir de aquí, hay días en los que los encuentras y días en los que no… me he comido bolos, me he comido jornadas de 6 horas recorriendo la costa para acabar teniendo una picada poco antes de abandonar… y me he comido jornadas de actividad y muchos peces… cómo todos. Sigue sin ser fácil… simplemente, este año no ha sido tan difícil.

He vuelto, un poco, a lo «tradicional», jigs (no me han funcionado nada bien), vinilos y minnows, estos de forma mayoritaria… este invierno me he acomodado y he dejado un poco apartados los stickbaits. Las jornadas en pedrero con hundidos «pesados» y un setup MH son, a nivel físico, un deslomadero. Cuando, más o menos, hay peces y obtienes resultados con señuelos que te permiten una pesca «más relajada», da mucha pereza «complicarse la vida» y reventar la espalda que, en mi caso, no pasa por sus mejores momentos. Diferente será entrada la primavera, cuando volverán, con seguridad, a ser los señuelos que utilice de forma muy mayoritaria con equipos más ligeros.

Novedad de estos meses han sido los LOGS 140 y 124 en versión floating y sinking. Minnows de Bassday que incorporan el sistema TSL (Torsión Spring Lock system), STM desarrollado por la marca y ya avanzado en el Gyokusai del año 2021. Los he estado probando en profundidad, de hecho, son los únicos minnows, a excepción del Gyokusai, que he utilizado estos meses de invierno, en su versión 140. Cómo curiosidad, porque es la primera vez que me sucede, prefiero la versión sinking (31g), a la floating (29,5g), al menos para pescar lento, desde pedreros elevados y en esta época del año. Lance larguísimo, muy similar en ambas opciones, mucho rolling, propio de minnows con la configuración de babero de este señuelo, y un wobling apretado a media cadencia, se nota una evolución respecto al LOG SURF 144F. Permite variaciones… y, de hecho, en mi opinión es un señuelo que las pide, el twitching le sienta bien y, provoca el ataque de peces que, en esta época, se muestran, en ocasiones, perezosos.

Por último, el lucio… vaya travesía por el desierto. El peor año que recuerdo, peor incluso que el anterior, que ya es decir. Si llevase un registro anual del número de horas dedicadas por captura, este año se habría disparado de forma muy notable, si, además, tenemos en cuenta que «la calidad» del tiempo que les dedico hoy, es mayor que el que les dediqué en temporadas pasadas, en las cuales no tenía el conocimiento sobre ellos que tengo ahora, solo la fe justifica los desplazamientos de cientos de kms y las jornadas heladoras de 10h… para acabar el día, con mucha frecuencia, con ninguna, una o dos picadas… que luego, además, hay que materializar. Descuenta los peces que te cortan el bajo y los que se sueltan en la pelea y el balance es deprimente. No obstante, si algo tiene el lucio, al igual que el Bass, es que una temporada se hace buena con un solo pez, el que te quita el sueño y el que todos buscan, el santo grial, un 10K, un caimán que sobrepase los 100 cm hace memorable cualquier temporada por pésima que haya sido.

En recorrer Km y Km de cauce, hasta encontrar un pez de estas características, es en lo que nos enfocamos… simplemente porque, encontrarlo, es extraordinariamente difícil. Encontrar lucios pequeños, de 1, 2, 3 o 4 Kg, no sirve desde hace mucho tiempo… con mejor o peor suerte, en mayor o menor cantidad, siempre hay «un agujero» en el que los localizas, pero no es el objetivo, es por ello que hay que circunscribir el «mal año» a la búsqueda de estos grandes peces. Los he tenido, no obstante, 3 en concreto, peces muy serios. Peces muy por encima de los 10K y el metro de longitud… todos ellos consiguieron zafarse en la pelea… es lo que hay… es esta también la temporada en la que más peces he perdido con diferencia… y, cómo todo, tiene un porqué. Cómo consecuencia de la baja actividad que han tenido, este año, los peces de cierta talla, me he visto obligado a pescar e insistir en las coberturas mucho más que otros años, pescando entre ramas y arboles caídos, mayoritariamente con shads de vinilo y montaje de anzuelo texas oculto, puntos en los que es impensable pensar en meter un triple o un anzuelo visto… y esto, lógicamente tiene consecuencias. Pierdes picadas y pierdes peces, especialmente hablando de lucios, que no son nada fáciles de clavar.

Por el momento, lo hemos «arreglado» con un par de peces muy buenos, peces que rozan el objetivo, escasos cm por debajo de la cifra mágica que lo cambia todo. Peces muy pesados y de mucho volumen, valiosos, muy trabajados… pero el objetivo, siempre es, y sigue siendo, superar las 3 cifras, los puñeteros 100cm… Empieza a ser mala época para conseguirlo… entramos de lleno en la freza y en la época en la que es muy difícil hacerles reaccionar a cualquier señuelo, aunque lo sitúes a centímetros de su boca. Hacia finales de Marzo y Abril se abrirá otra pequeña ventana temporal en la que es factible volver a encontrar un pez de estas características… veremos.

¿A partir de ahora? La intención es hacer «un paréntesis» y dejar, momentáneamente, el pedrero de lado… he tenido suficiente. Ya lo he dicho muchas veces, HOY, el spinning pesado o semi-pesado está muy lejos de ser mi tipo de pesca predilecto, será una «crisis»… simplemente, en estos momentos, no encuentro en la piedra y la espuma la motivación que si encuentro en otros tipos de pesca que llaman más mi atención. No lo dejo, ni lo abandono, pero no creo que vuelva a hacer jornadas para buscar lubina hasta mediados de Abril… y mi intención, a partir de entonces, es centrarme en la ría y, especialmente, en las playas y en equipos de Surf, hasta que llegue el verano, más que en temporadas pasadas. Quiero dedicarle muchas horas al ajing… y seguir con el eging. En agua dulce, además de lo comentado con respecto al lucio, se avecina la apertura truchera y los mejores meses del año para buscar barbos a mosca… me van a faltar horas…

COMPARTIR

2 comentarios en «A las puertas…»

  1. Hacía tiempo que no entraba a tu blog! Siempre un placer leerte. Tu forma de ver la pesca, tus reflexiones, como describes el material… Es complicado hoy día encontrar contenido como el tuyo, cuidado, pensado y sincero.

    Espero poder seguir leyendo artículos tuyos aunque solo sea de vez en cuando.
    Un saludo y mucha pesca!

    Responder
    • Muchas gracias Sergio! Pondré de mi parte para que no sea TAN de vez en cuando… en cualquier caso, en Instagram siempre estoy poniendo cosillas y contenido.
      Un saludo!!

      Responder

Deja un comentario

cuatro × 2 =

SUCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN