Blog

KRID LifetimeFishing - Spinning




2019. Shimano Vanquish C3000M HG FB. Review

Ni por estética ni por presentación… hay un conocido dicho que reza que “no basta con serlo, sino que, además hay que parecerlo”… definitivamente, tal afirmación podría ser de aplicación directa en este caso… y es que, en mi opinión, el Vanquish 2019, peca de ello. A simple vista, nada parece indicar que tenemos entre manos un carrete de alta gama, desde luego, no parece un carrete de 450€, no se siente en la mano cómo un carrete de 450€… honestamente, sensación de cierta decepción es lo primero que me viene a la mente cuando recuerdo el momento en el que lo saqué de la caja. Una bolsa cutre, muy cutre para lo que se supone que debería justificar una inverisón de esta magnitud, un diseño sobrio, “normalito”, con ausencia de cualquier elemento sofisticado… “me la han metido doblada”, “por la diferencia me compro un Stella“… sin embargo, si nos olvidamos del juicio rápido y entramos en el meollo del carrete, la percepción varía.

Y varía, en primer lugar, pórque hablamos de un carrete japonés, fabricado en japón, de 170g en su talla C3000… lo que supone una reducción de 15g (-9%) con respecto al Vanquish del año 2016… o al tope de gama de Daiwa, el Exist LT del 2018. Un -25% con respecto a su homólogo en el modelo Stradic FL (225g)… por cierto, los mismos 225g que pesa un Certate 3000LT del 2019, un -28% con respecto a un TwinPower XD (235g)… e, incluso, un -19% con respecto a un Stella FJ (210g)hablamos del carrete más ligero, a igualdad de talla, que jamás ha producido la casa Shimano hasta la fecha… pero no por unos cuantos gramos… por un margen muy considerable.

En palabras de Shimano, su máximo exponente en lo que a carretes desarrollados para “Light Game” y “Ultra Light Game” se refiere. “Quick Response”… Alta sensibilidad, peso ultra ligero y baja inercia de rotación, los tres ejes sobre los que se ha cimentado el desarrollo de la versión 2019 del Vanquish FB.

Ni por lo primero, ni por lo segundo. Realmente, de los 3 factores anteriores, es el de “baja inercia de rotación”, también denominada “rotación ligera”, el que capta mi atención. ¿Qué es esto? ¿Cómo se mide? ¿Se mide o realmente es un elemento de marketing puro y duro? Bien, se mide. Básicamente, lo que hace Shimano, es medir la resistencia al giro, la fuerza necesaria (momento de inercia) que hay que aplicar sobre el pomo del carrete para iniciar o detener el giro de la bobina. Comparado con un Stella FJ de su misma talla, por ejemplo, según datos de Shimano, la fuerza a aplicar para iniciar y detener el giro, es un 30% menor en el caso del Vanquish.

El dato es medible, objetivo y, cómo tal, innegable, no obstante, despues de tiempo de uso, tengo dudas de que, en mi caso particular, tenga la relevancia, en acción de pesca, que puede llegar a tener para pescadores con necesidades diferentes a las mías. Creo que no desarrollo una pesca en la que saque el máximo rendimiento a este aspecto. Desde mi punto de vista, la rotación ligera, llevada al extremo al que la lleva el Vanquish, puede ser más protagonista en la práctica de spinning UL u otras técnicas cómo el Eging, con señuelos muy ligeros e hilos muy finos, un tipo de pesca en la que una mayor precisión en arranque y parada, junto con el extremo bajo peso del carrete, puede darnos más control y sensibilidad sobre nuestra muestra. En lo que a mi respecta, la utilización de este tipo de señuelos y técnica se limita a momentos muy puntuales, por lo que creo que no soy la persona adecuada para valorarlo… lo que si es cierto, es que comparativamente a un Stella o a un Stradic, la diferencia en el giro es palpable.

Estéticamente… bueno, hace solo un par de semanas, un amigo me decía que, en su opinión, era uno de los carretes más conseguidos de Shimano (no estoy de acuerdo). Dicho esto, innegable es que el sentido del gusto es completamente subjetivo. Es un carrete sobrio, eso está claro, de un color indeterminado y un tanto extraño, no es ni azul, ni gris, ni negro… con un diseño de lineas limpias y simples en extremo. Lo cierto es que no puedo decir que no me guste… y debo decir que mi percepción ha mejorado con el tiempo hasta ser sustancialmente mejor de lo que lo era en el inicio, el problema, desde mi punto de vista,es que, a nivel visual, no hay nada que lo posicione en su lugar dentro de la escala de gama de Shimano. Nada, salvo el precio, hace sospechar, por ejemplo, que sea un carrete superior a un Stradic FL

Funcionalmente… ¿Que tenemos? Tenemos un carrete específicamente desarrollado para la pesca ligera, que comparte mucha de su estructura con el Shimano Stella del año 2018… siendo, probablemente, a día de hoy, el mejor o uno de los dos mejores carretes del mercado para este cometido, pero no le pidáis otra cosa. Hay que reconocer que Shimano no engaña a nadie en este sentido. Si usted lo que busca es un carrete para spinning MH, este no es el suyo… cómprese usted un Stella o un Twinpower para ello. A nivel particular, si lo tuviese que comparar con otro carrete, diría que tiene mucho que ver con una versión muy afinada y aligerada de un Exsence, gracias al cuerpo de magnesio y a la manivela de CI4+, enfocado al spinning L y UL… y es que, en mi opinión, hablando de la costa atlántica, no tiene mucho sentido hacerse con una talla superior a un 3000 en un Vanquish. En tallas 4000 y 5000, existen, sin duda, opciones mucho más interesantes y adecuadas al tipo de pesca al que se destinan estas tallas.

¿Tecnologicaménte? El carrete integra todas y cada una de las tecnologías desarrolladas por Shimano para sus carretes de alta gama, de hecho es, hoy en día, el carrete más avanzado de Shimano en este aspecto, la mayor parte orientadas a incrementar la suavidad y a reducir el ruido en la recogida. SilentDrive, Rotor MGL, Hagane Gear… no vale la pena hablar de todas y cada una de ellas, es, basicamente, literatura que cualquiera puede encontrar… aunque sí que hablaré un poco del llamado “Micromodule II”, ya que representa , en palabras de Shimano, un avance con respecto a su primera versión. El Micromodule, en sí, es una técnica de refinado del perfil de los dientes del engranaje, que va de la mano de la técnica de forjado en frío, dando lugar a dientes de gran dureza y precisión. Obviamente, engranajes perfectos darán lugar a un giro más suave y menos ruidoso.

Shimano mejora el Micromodule del Exsence del año 2017 e introduce el Micromodule II, en Stella FJ, Stradic FL, TwinPower FD, Vanquish FB y en el recientemente presentado Shimano Vanford. El ajuste es perfecto, la suavidad es total ¿Cuanto más que antes? En mi opinión, indetectable… hablamos de márgenes de ajuste nanométricos… y estoy convencido de que un humano medio no tiene la “capacidad sensorial” necesaria para detectar la diferencia entre ámbas versiones de Micromodule. Estas mejoras, a mi forma de ver, deben enmarcarse dentro de la experiencia que supone la combinación de todas ellas, repercutiendo en un avance perceptible en el comportamiento del carrete a nivel global.

En acción de pesca, sí hay un par de cosas que llaman la atención a simple vista. Lo primero y más destacable es la sensación de peso o, más bien, la sensación de casi total ausencia de peso. En mi caso, la mayor parte del tiempo, lo tengo emparejado con una Olympic Graphite Leader Argento Prototype, en concreto la 942ML del 2019, una vara de 154g y 2,85m. En conjunto, un equipo para surf, equilibrado y ultra ligero, destinado a manejar señuelos hasta 28g y con un peso global de tan solo 324g. Aberrante… cifras más propias de equipos de rock fishing que de spinning. Honestamente, si hace tan solo 5 años alguien me hubiese dicho que podría manejar un equipo de esta acción y peso me hubiese sido muy dificil darle crédito.

Lo segundo, en mi opinión, es el perfecto ajuste de todas las partes del carrete. Más que la baja inercia de rotación, la suavidad de engrane o lo silencioso que sea, lo más destacable, desde mi punto de vista, es la práctica inexistencia de toleráncias o/y holguras. Todo parece y se siente firme, perfectamente ajustado y consistente. La estabilidad en el uso es total, el equilibrio perfecto. La sensación en recogida es muy diferente a la de otros carretes, mejorando incluso, desde mi punto de vista, al Stella FJ en este aspecto.

Conceptualmente, hay un par de cosas que me gustan especialmente de este carrete. La primera es el diseño de la bobina, más ancha de lo habitual, lo que se conoce cómo “Long Stroke Spool” y que también comparte con el Stella FJ y el nuevo Stradic FL. Comparada, por ejemplo, con la bobina del Vanquish del año 2016, es muy fácil observar la diferencia entre ámbas. Grosso modo, el ancho de una bobina 3000 “Long Stroke”, coincide con el de una bobina 4000 estándar. El que la bobina sea más o menos ancha, tiene incidencia directa en el ángulo que forma la linea en su salida y, consecuentemente, en el rozamiento y en la distancia de lance que logramos con un señuelo, según datos de Shimano, a igualdad de condiciones, se incrementa un 4% en relación al que se consigue con una bobina estándar. En un carrete orientado a la pesca con señuelos ligeros, maximizar este aspecto me parece un acierto.

Otro aspecto que me gusta especialmente es la “progresividad” y estabilidad del freno. De forma global, el freno, está lejos de ser uno de mis aspectos favoritos en los carretes Shimano. En este caso, sin embargo, la sensación es muy buena. En lo que en mi opinión es una decisión inteligente del fabricante, aunque a priori pueda parecer equivocada, en el diseño de este carrete se han sustituído los habituales discos de carbono por discos sintéticos en las tallas inferiores a la 5000. Por supuesto, los discos de carbono son, indudablemente, la mejor opción en carretes destinados a la pesca de peces potentes, sin embargo, presentan problemas endémicos de fluídez a bajo esfuerzo. En un carrete desarrollado para objetivos contenidos y lineas muy finas, sin duda, los discos de fieltro sintético aumentan la sensibilidad, estabilidad y progresividad. Seguimos manteniendo, para la talla 3000, una potencia de frenado máxima de 9Kg, con una estabilidad en la entrega de linea que es, en mi opinión, superior a la que se puede lograr con discos de carbono.

Daiwa, por su parte, con la misma finalidad, ha optado por mantener sus frenos con discos de carbono y desarrollar un lubricante específico, de densidad variable, para evitar los picos de entrega en la potencia de frenado a baja carga, lo que han bautizado cómo “tecnología de frenado ATD” (Automatic Tournament Drag) y que se ha introducido en todas las bobinas de la gama LT de forma generalizada. La experiencia de Daiwa en carretes destinados a Eging y a pesca ligera es muy superior a la que pueda tener Shimano. Tecnológica y funcionalmente, es una opción superior, no hay duda…la duda se genera cuando debemos hacer el mantenimiento del freno, o sustituir los discos, y no disponemos de dicho lubricante… SPV y a esperar… o, cómo suele suceder, aceite universal y a pescar.

El precio??… buff, pese a ser un carrete top, 450€ es algo que, a nivel personal, considero desproporcionado cómo inversión en un carrete de pesca ligera. Pasados unos meses desde su lanzamiento, los precios han bajado. Con algo de tiempo, es factible encontrar ofertas bastante por debajo de los 400€, en linea con el que considero el valor real de mercado de un carrete de sus características, motivo por el que me decidí a adquirirlo… atención a la guerra abierta entre Daiwa y Shimano… o mucho me equivoco, o los precios de Shimano en España, en gamas equivalentes a Daiwa, llevan camino de “desplomarse”… y no solo en carretes, estamos viendo cómo sucede en otros productos. Ahora mismo, con la distribución directa, existe una lucha encarnizada para hacerse con el grueso del mercado… lucha que solo puede favorecernos cómo consumidores.

Poco más que decir. Peso ridículo, extrema precisión de giro, fluidez y estabilidad de freno a cualquier carga. La apuesta de Shimano de alta gama para técnicas de pesca ligera.

COMPARTIR

4 comentarios en «2019. Shimano Vanquish C3000M HG FB. Review»

  1. Grosso modo, me gusta lo que comentas. Y coincido en lo que más te gusta. Más lance gracias a la nueva bobina y freno progresivo. A veces se pierden peces por frenos que van a tirones, ya sea porque el freno no es de calidad o porque ya el carrete va cascado.
    Ya me lo mostrarás en directo.
    Saludos y que lo disfrutes.

    Responder
    • Dalo por hecho! A ver si nos tomamos una caña(s) esta semana y comentamos. Para técnicas finesse, que es para lo que se ha hecho, es un pepinazo. Eging, rock, ajing, bass, trucha… para todo lo que implique pesca fina y precisa, funcionalmente, no he probado nada mejor. Para la pesca “seabass estándar”, más pesada, en pedrero, no sería mi primera opción, ni siquiera en tamaño 4000 o 5000.
      Un saludo amigo,

      Responder
  2. Hola Oscar, tiene que ser una joya de carrete, que espero disfrutes mucho, a mi estéticamente me gusta, aunque no se que sensaciones transmite. Desde mi punto de vista no creo que compense un gama alta hecho con magnesio para pescar en el mar, porque cualquier golpe, rascazo, inmersión o fuertes salpicaduras lo pueden destrozar… Ya he tenido varios Daiwa Exist (incluido el LT 3000 xh 193gr, versión japonesa igual al tamaño 4000) y siempre acabé vendiendolos por que se pasa mal. Al final iba con el Shimano Stradic ci4 3000, que se lo he pasado recientemente a mi hijo para que empiece en el spinning, y está tan contento. Ahora para ligero he comprado un Daiwa Talula 4000 que en tamaño y freno va sobrado, pesa 210gr (+2 en rodamientos obligados para el pomo) y lo encuentro sorprendentemente fino, incluido recogidas muy lentas, están descatalogandolo y hay buenos precios. Si le pasa algo pues no pierdo tanta inversión. El Vanford, descendiente del Ci4 seguramente será otro buen carrete superventas, pues en USA les encanta esa configuración. Suerte con el reel!

    Responder
    • Hola Micael!
      Lo es… funcionalmente es una pasada de carrete. No he tenido entre manos jamás un carrete con la sensación de giro que transmite este Shimano… da la sensación de necesitar unicaménte un soplido para moverse. En cuanto al magnesio… que te voy a decir, tienes toda la razón. Hay que ser constante en su mantenimiento para tener máquina para muchos años. Realmente, utilizándolo para su propósito (finesse, rock, eging, ajing, mebaru…), no tendría que dar esos problemas… pero ya sabes cómo va esto. Yo lo quiero para lubina jajaja
      En cuanto al Vanford, seguro se venderá, creo que sale a buen precio además… es otro que bonito, bonito… no es, pero si pesa 180g, cuesta 200€ y resulta… chitón. En el caso del Vanquish, tampoco es que su estética no me guste… ni frío ni calor. Lo que me molesta soberanamente es que Shimano no lo trabaje más teniendo en cuenta la gama de producto a la que pertenece este carrete. Temas cómo que monte el mismo pomo que el Stradic FL, desde mi punto de vista, es una mala broma.
      Daiwas… tengo ganas de algún LT y llevo tiempo mirando y mirando el Emeraldas Air LT pero no acabo de decidirme. Últimamente me ha vuelto a dar la vena del eging con fuerza, pero no se si compensará buscar algo dedicado o, directamente, irme a un 2500 o C3000 de spining cómo el Luvias LT (175g y 180g respectivamente)… vicio…
      Un saludo!

      Responder

Deja un comentario

La apuesta de fabricación nipona más reciente de Olympic en su gama Seabass, la versión 2019 de la versión precedente Argento Prototype “GARPS”. Más rápidas,
Ni por estética ni por presentación… hay un conocido dicho que reza que “no basta con serlo, sino que, además hay que parecerlo”… definitivamente, tal
Más que un review, esto es el relato de una cabezonería, de un capricho… o, tal vez, simplemente, la constatación de que no soy capaz

SUCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN