Blog

KRID LifetimeFishing - Spinning




Heavy Tide… Heavy Dogs. Review

Minnow… ¿Cómo era eso? 💭Creo recordar que se trataba de una especie de señuelos con un babero rígido debajo de la cabeza…😕 Ahí les tengo, a la mayoría cogiendo polvo en sus cajas… No hay vuelta atrás…. o eso creo. Los stickbaits han tirado la puerta abajo en lo que a mis preferencias en señuelos rígidos se refiere. Sí, claro que sí, estoy exagerando, existen minnows muy muy buenos… y los sigo utilizando, hablando de pedreros y mares de invierno, cuando quiero desarrollar una pesca rápida abarcando mucha superficie en poco tiempo, especialmente slims de gran tamaño y minnows pesados de talla muy baja, cuando llego a una nueva zona y desconozco su configuración, su tipo de fondo y su población de peces, también cuando detecto una actividad de depredadores alta… pero esto representa un porcentaje relativamente bajo de horas en relación a las que dedico al spinning anualmente.

No hay color. No suelo ser tan claro en este tipo de afirmaciones, pero después de muchísimo tiempo de uso… es lo que hay.  Este invierno, todos y cada uno de los róbalos que he clavado, ha sido utilizando paseantes hundidos por encima de los 30g. En mi caso, bien utilizados, los stickbaits barren a cualquier minnow en un % de situaciones muy elevado… y no es una opinión subjetiva, es una afirmación objetiva y basada en pura estadística de resultados obtenidos tras salidas continuadas a lo largo del tiempo… ya no solo comparándome contra mi mismo, si no que haciéndolo con compañeros de pesca, en la misma salida, que optaban por este tipo de señuelo.

  • Por alcance: Aerodinámicamente, son más eficientes que cualquier minnow del mismo peso. Lanzan más, llegan más lejos y, consecuentemente, incrementan la posibilidad de cruzarse con un depredador en su recogida. Es una mera cuestión de probabilidad… más depredadores, más oportunidades para desatar el ataque.
  • Por versatilidad: La capa de agua en la que movemos el señuelo es decisión propia. Al igual que el alcance, tocar diferentes capas de agua, supone una probabilidad mayor de situar el señuelo al alcance de un depredador que se está alimentando en un estrato concreto.
  • Por velocidad y naturalidad: Cualquier stickbait puede recibir picadas en las mismas condiciones que un minnow, pero ningún minnow recibe picadas en algunas de las condiciones en las que los stickbaits si resultan efectivos. Estos señuelos funcionan en lineal, en caída, en WTD, en recuperación a muy baja y alta velocidad, con cambios de ritmo… el abanico de posibilidades es abrumador.

Pura estadística… “pescan más” porque funcionan mejor en un rango de condiciones muy variopinto. Cómo contrapartida, tienen un par de “peros”. En primer lugar, todos los stickbaits son señuelos técnicos (también divertidos)… necesitan de horas de uso, no hay dos iguales y cada modelo requiere “entenderlo” para moverlo de forma correcta. Cualquier minnow pesca en cuanto cae al agua y comenzamos la recogida… este no es el caso. En segundo lugar, comparativamente, pierden frente a otro tipo de señuelos en ciertas condiciones de mar adversa. No les van bien los períodos altos y con mucho arrastre de olas, de forma especial cuando el mar nos entra de forma lateral, sin embargo, ,se adaptan a la perfección a  períodos medios y cortos, condiciones de aguas más batidas y menos arrastre.

Empecé utilizándolos en zonas someras, playas, rías y estuarios… y os escribí a cerca de ello en una entrada anterior... hablamos, en ese momento, únicamente, de señuelos hasta unos 100mm y unos 25g de peso máximo, pero, con el tiempo, comencé a considerar los stickbaits cómo una opción muy potente y competente en condiciones de mar “duro” y en pedreros de profundidad media. ¿Por qué no? Por distancia de lance, por acción a baja velocidad y por versatilidad en cuanto a capa de agua… casi cómo jigs ligeros con un abanico de posibilidades mucho mayor… sin embargo, los stickbaits ligeros no me servían. Las características de estos spots requieren de equipos de mayor longitud y acción que la que tienen los que utilizo habitualmente cuando pesco con paseantes hundidos. Ni era capaz de lanzarlos, ni de sentirlos y moverlos de la forma adecuada. Precisaba de modelos heavies capaces de desarrollar el agarre al agua necesario para poder ser animados con equipos de spinnig MH y, cuando comencé a utilizarlos, los resultados no se hicieron de rogar.

Así, a mis cajas, han ido llegando modelos heavies, más propios, quizás, de mares más cálidos y depredadores más potentes, que, sin embargo, se han adaptado perfectamente a nuestro “big game norteño”, persiguiendo lubinas y róbalos en rompientes atlánticas.

Tampoco es que haya descubierto algo revolucionario… para nada. Esto que hago yo ahora, aunque no sea una práctica extendida por estos lares, se practica en otras partes del mundo, de forma más o menos normal, desde hace bastante tiempo atrás…  basta con tener un depredador a distancia de lance desde costa, ya sean atunes, bacoretas, GT´s, barracudas… o róbalos.

No es un “juego” cómodo. Debemos tener en cuenta que estamos utilizando señuelos “pesados” que requieren de nuestros brazos para ser animados adecuadamente. Físicamente, manejar un vinilo montado en una jig head de 40g, resulta mucho más relajado… también mucho más aburrido… y mucho menos versátil. Los stickbaits nos van a permitir llegar a puntos lejanos, inaccesibles a cualquier señuelo blando o duro,  y pescarlos, a muy baja velocidad, con la animación correcta y en diferentes capas de agua… desde fondos muy someros, con pocas posibilidades de enrocar el señuelo, a zonas de bastante profundidad.

Ojo, no quiero transmitir la idea de que un stickbait es más efectivo que un vinilo. No es así… o sí, cómo sucede con muchos otros señuelos, depende de la situación en concreto… y es que cada cosa para lo que es. Un stickbait pesado nos va a permitir pescar zonas “complicadas” a las que un vinilo o un jig no pueden acceder de forma efectiva, tales cómo bajos someros en zonas alejadas de costa. Podemos arriesgarnos a lanzar jigs o vinilos, en estas zonas, si las tenemos a distancia de lance, pero también podemos artarnos de dejar señuelos enrocados en el fondo al hacerlo… Todo se reduce a utilizar la mejor opción en cada situación, y la gran ventaja de estos señuelos, es que cuentan con muchas opciones para cubrir situaciones de pesca muy dispares.

En lo que me concierne, frecuento spots que, en determinadas circunstancias y/o períodos del año y puntos de marea, o los pesco con stickbaits o, sencillamente, no puedo pescarlos, a no ser que lo haga con paseantes de superficie o vinilos en montaje weightless. Los problemas suelen aparecer en primavera con el brote de laminaria. A partir de este momento, las cabezas plomadas están descartadas, al igual que los jigs. Los minnows solo son viables si son tipo shallow y, aun así, pecan de alcance y de penalizar muchos lances por recoger mucha alga en suspensión. Los stickbaits, me permiten pescar de forma “limpia” y “rascar” la linea  superior de laminaria arrancando muchas picadas

En invierno, controlo varias zonas en las que poner un jig o un vinilo dejándolo profundizar más de 1 segundo significa perderlo. Zonas en las que un minnow no despliega la acción suficiente porque hay que pescarlas a muy baja velocidad. Este es territorio stickbait… y de aquí salen victoriosos sin ninguna duda.

Todo lo anterior no tiene más razón que transmitiros, de alguna forma, algunas de las situaciones en las que podéis sacar ventaja de estos señuelos. Daros ideas que os permitan adaptarlos a vuestras zonas o peculiaridades con éxito… pero, ahora, vamos a los señuelos en concreto. ¿Qué utilizo? En este caso no voy a hacer lo típico de confeccionar un listado de 10 señuelos por el simple hecho de cubrir número. En lugar de ello, voy a nombrar únicamente 4, que representan cada uno de los rangos que utilizo, de más a menos peso y de mayor a menor tamaño, hablándoos del motivo de utilizarlos y del lugar y condiciones en los que suelo utilizarlos. A partir de ahí, que cada uno saque sus propias conclusiones y opte por estos u otros similares de otras marcas. Todos pescan… es cuestión de gustos personales.

Duo Press Bait Saira  175 S (50g):

Versión lipless del Tide Minnow 175 de Duo. Representa el rango de tamaño y gramaje máximo que utilizo en señuelos sin babero. Es un señuelo macizo, muy bien acabado, adecuado para alcanzar cotas de distancia por encima de los 100m con el equipo adecuado para ello, inimaginables para un Tide o cualquier otro minnow de este tamaño. Por su peso, aguanta mucho mar y resulta perfecto para los días duros de invierno. Monta 2 triples enormes ST46 del Nº1, que nos dan una idea del tipo, tamaño y carácter de las presas que han orientado su diseño. Demasiado grandes… aunque un róbalo puede llegar a embocarlos sin mayor complicación, lo ideal es cambiarlos por unos del número 3… perdemos algo de lance, pero notaremos que el señuelo se vuelve más reactivo, en lo que a mi respecta, mucho más “adecuado” para lo que demanda la pesca de lubina.

Muy versátil, para mi, no dejar de ser un Tide sin babero, con la salvedad de que puedo adaptarlo a un mayor número de condiciones. Una recogida muy rápida, sin dejar profundizar el señuelo, a 20-30 cm bajo la superficie, muy adecuada para pescar bajos de profundidad media-baja alejados de costa con menor riesgo de enroque que con un minnow o, igualmente adecuado, para pescar zonas de profundidad, dejando bajar el señuelo para trabajarlo en las diferentes franjas, medias o inferiores.

En mi opinión, la recogida ideal para este señuelo consiste en mantener la puntera de la vara baja, recuperando el señuelo a twitching, a una velocidad media, con pausas para que el señuelo caiga haciendo rolling.

Jumprize Kattobi Bou 130 BR (41g):

El Kattobi Bou,  es uno de esos señuelos que sabes que te van a dar peces en cuanto lo tienes en la mano por vez primera… sí, ya sabemos que todos los señuelos funcionan (mejor o peor), que todo pesca si se dan las condiciones para ello y un pez se cruza con nuestra muestra, pero hay artificiales tan “bien parídos” que basta un vistazo para depositar en ellos la fé que otros tienen que ganarse en el agua.

Este es el caso, 130mm y 38g que se adaptan muy bien a la pesca de depredadores desde costa. 38g… sin contar los triples (curiosamente, viene sin ellos). Monta 3 que, Jumprize, recomienda sean de la talla 3 o 4. En mi caso, le monto los Gamakatsu de la talla 3, dando lugar a un conjunto completo de, aproximadamente, 41g… un misil que alcanza distancias de vuelo estratosféricas y que se mueve espectacularmente bien, ya sea en recogidas medias, casi en superficie, o lentas, con jerking o twitching . Podemos aprovechar tambien el movimiento de rolling en caída para introducir variaciones de STOP & GO, tocando capas de agua desde la superficie a los 3m de profundidad.

De todos los de esta lista, quizás sea al que más me costó adaptar a lo que yo quiero, de hecho, la temporada pasada casi no lo utilicé… no ha sido hasta este año cuando he conseguido sentirme cómodo pescando con él. Se hunde de “forma diferente” a los demás y require de ritmos de recogidad sustancialmente más lentos, de hecho, he acabado por “descubrirme” pescando con él a la caída, en zonas de profundidad media,  “similiar” a lo que sería hacerlo con un jig de shore slow, no obstante, también es la mejor opción, en mi opinión, en zonas con apenas 1 o 1,5m de profundidad, en las que puedo incrementar la cadencia haciendo subir el señuelo cerca de la superficie y mantener bajo el riesgo de enroque. También en playas abiertas, siendo el Kattobi mi opción preferida para este menester, por su tasa de hundimiento pero, también, por su perfil, menos selectivo en cuanto al tamaño de los peces susceptibles de atacarlo.

Shimano Ocea Pencil 115 HS (42g):

Big game… que no os engañen los 115 mm, es un señuelo corpulento y dotado de triples ST46 del número 2… con más vocación, en su concepción, de cazar bacoretas y atunes en pajareras que róbalos. Se puede utilizar en lineal, con recogidas lentas, con WTD vigoroso y hasta cómo un skipping lure en plena rompiente. Lo suelo utilizar en color sardina  (color 02T) y en pedreros abiertos y condiciones de mar potentes, con espuma y/o aguas oscuras.

El Ocea Pencil, es un señuelo voluminoso, pensado para buscar y desatar picadas de grandes peces. No tiene un perfil esbelto, lo que redunda en que sea una muestra bastante selectiva, más selectiva, de hecho, que el Press Bait Saira, que, con el mismo perfil slim del Tide Minnow,  me , de forma global, picadas de peces de talla media más baja y, desde luego, muchisimo más selectivo que el Kattobi Bou. Al igual que sucede con el Saira, el equipo ideal para moverlo es uno de acción 15-50g o 15-60g de no más de 10ft, acción de punta y, preferiblemente F o MF. Cuanto más corto sea el talón de la vara mejor, cuanto más ligero sea el equipo mejor… en este tipo de pesca, cada gramo se nota. Si podemos ir a un equipo compensado por debajo de los 500g, perfecto. Físicamente notaremos una gran diferencia finalizada la jornada.

Shimano Drift Swimmer II 100 HS (30g):

Mas contenido en tamaño y volumen. 100mm macizos y con un perfil slim que lo catapultan a distancias brutales. Triples Owner ST46 del número 4. Un señuelo muy versatil, de hundimiento muy rápido, que podremos utilizar en un rango de situaciones muy diferente. Desde mares fuertes a mares más calmados de profundidad moderada, incluso en ría o desde escollera. Un todoterreno que nos puede servir para todo, con la pega de necesitar un equipo de spinning medio para poder moverlo. Los dos que más utilizo son, el color blanco 380M (un básico) y en el color 35T, muy similar al característico “Winter Edition” del Shimano Silent Assassin 160.

Tiene menos agarre que el Ocea Pencil, por lo que no llega a aguantar las mismas condiciones de mar que este último. Suelo utilizarlo con condiciones de agua más claras y a mayor profundidad e, importante, cuando las condiciones de viento no me permiten lanzar señuelos más grandes, un señuelo pesado y compacto cómo este puede marcar la diferencia. En general, suele ser la primera opción en condiciones en las que busco mayor naturalidad y evitar el arrastre generado por las olas trabajándolo desde el fondo a medias aguas.

A partir de aquí, hacia abajo, dejo de considerar los stickbaits cómo señuelos pesados, sin embargo, entre los 30 y los 25g, entramos en una franja incómoda. Los señuelos situados en este rango, para mi gusto, están en tierra de nadie. Demasiado pesados para utilizarlos a light, y demasiado ligeros para moverlos eficientemente con un equipo MH… requieren de una vara que se queda “corta” en pedrero y que resulta demasiado potente para la pesca que suelo realizar en playa… no obstante, durante un período del año, más o menos largo, y que suele coincidir con los cambios de estación, nos encontraremos con jornadas en el que un equipo intermedio será lo más adecuado para afrontar “condiciones de transición”… y , en estos caso, el señuelo que más utilizo, pescando con equipo de spinning medium y en zonas shallow, es este: Daiwa Morethan Lazy Blue Backer 95S. 95mm y 27g de peso, monta triples ST56 del número 4. Acción típica de un pencil hundido de calidad a muy baja velocidad. Movimiento de wobbling descentrado, con el eje de rotación detras de la cabeza, rolling fall en caída y WTD correcto si lo trabajamos con este tipo de recogida. Me gusta porque, siendo pesado, su caída en la columna de agua es lenta, lo que me permite trabajarlo casi en parado en zonas muy someras sin perder un ápice de su acción, simulando un pez pasto moribundo que cualquier depredador oportunista a su alcance no pasará por alto. Para este mismo propósito, con equipo ML, suelo utilizar el Honey Trap 95S de Ima en 25g… un par de gramos menos que me permiten moverlo y lanzarlo (con cuidado)  con un equipo menos potente. De este señuelo os hablaba en la entrada sobre stickbaits a la que hacia referencia más arriba.

Buscando la misma acción en un señuelo más ligero, me he hecho con el Honey Trap 95S KARUTORA, mismo señuelo 5g más ligero… un peso que si se corresponde con los parámetros típicos de un pencil hundido para Medium-Light spinning. Menos lanzador, por supuesto, la reducción del 20% de peso se nota. Obviamente, se pierde parte de acción, el rolling fall de esta versión es menos agresivo pero, por contra, el WTD es mejor y responde de forma más ágil a los golpes de muñeca. Simplemente un pequeño apunte sobre este señuelo, puesto que no voy a dedicarle una entrada en exclusiva y vale la pena…

Finiquitado este tema… aunque me seguiréis oyendo hablar de este tipo de señuelos. Probadlos porque tienen mucho jugo. Un saludo!

COMPARTIR

8 comentarios en “Heavy Tide… Heavy Dogs. Review”

    • Claro que sí Pablo, pero, por desgracia, la meteorología en Galicia no da muchas oportunidades al respecto. Llevamos un Otoño- Invierno en el que muy pocos días se han reunido las condiciones mínimas necesarias… y si a eso le sumas que, normalmente, puedo pescar en el mar 2 o 3 días al mes, es muy difícil cuadrar días buenos. Lo cierto es que jamás había pescado tanto en costa cómo este invierno… pero creo que me quedarán un par de salidas cómo mucho.
      Con la llegada de la primavera, llega una de las mejores épocas del año para pescar con mosca e intentaré dedicarle bastantes horas… a eso y a otras cosas que tengo en “la nevera” y estoy deseando probar. Un saludo!

      Responder
      • Hola, antes de la cuestión y después de echar un vistazo por este magnífico “espacio de pesca”….no puedo dejar de felicitarte. Un “gustazo” de verdad!!… todo muy cuidado y de calidad ,tanto imagenes, distribución….etc…, y cómo no! tus impresiones y valoraciones de este gran “universo pesca” que a priori…, y siempre de agradecer, parecen independientes.

        El tema: CAÑA DAIWA PROREX AGS 274 14 – 42GR, costa asturiana y escenarios de todo un poco, pero sobre todo piedra, bajos someros, poza, canales…
        Leyendo tu estupenda entrada sobre el rango stickbaits , no puedo dejar escapar la oportunidad para comentarte…. el por que no les termino de pillar el feeling. Suelo llevar algún Maria Blues Code Slim 125 – 28g que tengo por la riñonera, pero la verdad, no les tengo mucha fé. No termino por verles atractivos y no digo que no pesquen, aunque conmigo están de no!

        Lanzan bien y al ojo me parecen atractivos, pero el problema es el movimiento, los veo sin gracia “efecto palo”, con toques en la recogida y puntero a ras….parece que algo mejor, pero no se, quizás tenga la “vibra” de los minnow demasiado interiorizada y pretendiendo sentir lo mismo, esto me lleva al desapego a este tipo de señuelo. Parece que alguno de los que mencionas son mas reactivos en cuanto a movimiento pero no se si podrían encajar con mi vara. Que opinas?

        Cualquier sugerencia será bien recibida.

        Saludos

        Responder
        • Hola Tony,
          Muchas gracias y encantado de que te hayas parado por aquí. Sientete en tu casa y libre para compartir y preguntar todo aquello que consideres… es la mejor forma de que todos compartamos información y nos entretengamos (de eso se trata).
          El Maria es uno de los primeros stickbaits que llegaron a mis manos. Ahora mismo lo tengo en dos tamaños, más por cariño y por tenerlos en “mi colección” que por utilizarlos. Desde mi punto de vista, tienen un inconveniente… y es el traqueteo de su STM en WTD. Hace demasiado ruido para ser un paseante hundido. En mi opinión, no tiene demasiado sentido que un señuelo desarrollado para “ser natural”, sea ruidoso. Si quiero “hacer ruido”, pescando con un señuelo que pueda utilizar de forma lenta, prefiero los jerks SP, tales cómo el Rudra, el Rerange, el Roll… típicos para pescar Black Bass y Lucio. Diseñados para mantenerse estáticos en la columna de agua y poder pescar con ellos casi en parado.
          La única sugerencia que puedo hacerte, es que, con ese equipo, te muevas en paseantes entre los 18 y 30g y que, para empezar, los recojas cómo si de paseantes de superficie se tratase. Eso bastará para tener capturas. A partir de ahi, con más confianza, puedes empezar a introducir variaciones en parada y caída, momento en el que te darás cuenta del enorme potencial de estos señuelos.
          Ejemplo:

          Ima Yoichi
          Switch Hitter 120S

          Yo empezaría con esto… faciles de mover y entender y muy pescadores.
          Un saludo!!

          Responder
  1. Hola, en primer lugar felicitarte por como explicas muy claro y conciso ,se agradece y el diseño de la página muy bueno!!Y preguntarte como manejas el Katobi,traida lineal,stop and go!!etc…Y tipo de caña.Tengo 3 de ellos y la verdad no sé aqui en Asturias ,mar fuerte o movida como manejarlo….Me parece un gran señuelo,pero como siempre depende de las manos que tenga uno o conocimiento !!
    Gracias y a disfrutar de esta “nueva realidad”

    Responder
    • Y tan nueva… jamás había estado tanto tiempo alejado del mar. No podré volver a pisarlo hasta que se permita cambiar de Comunidad Autónoma.
      El Kattobi es un señuelo bastante peculiar y versatil que admite muchas formas de uso. No hay una fórmula o movimiento mágico… para mí, lo más importante a la hora de utilizar o mover un señuelo, es saber cómo están comiendo los peces. La forma de alimentarse de una lubina en el mes de Diciembre, no tiene nada que ver con la forma en la que lo hace en el mes de Marzo… ni en zona, ni en profundidad ni en velocidad.
      En Diciembre, especialmente los peces grandes, no suelen estar muy predispuestos a perseguir y atacar señuelos que se muevan rápido y en la capa superior de agua. Hay que buscarlos abajo y con señuelos de desplazamiento muy lento. En esta situación es en la que me ha resultado especialmente efectivo el Kattobi. Tiene una caída en rolling muy especial que hace que caida en diagonal “hacia atrás”… volviendo, casi, al punto de partida. Lo dejo profundizar y lo levanto del fondo con pequeños dientes de sierra, pescando con él a la caída, de forma muy lenta. Los ataques son más por territorialidad que por la intención del pez de alimentarse.
      En Marzo, sin embargo, los peces suelen comer muchísimo más rápido y a medias aguas. En estos casos, hay que utilizar recogidas mucho más vivas. El WTD suele dar mejores resultados.
      En cuanto al tipo de caña, lo más corta y ligera posible que te permita moverlos y lanzarlos. Físicamente lo notarás mucho. En Invierno uso cañas de 2,70-2,90 y 3,00m con acción que va, desde los 10g, a los 60g.
      Un saludo!!

      Responder
  2. Disculpa, me olvidaba comentar,sobre el tema ruido/sonido de los señuelos, en mi caso me interesaría,nos dieras tu opinión/experiencia sobre los paseantes de superficie,si es importante el sonido y cuando utilizarlo.
    Ya no te doy mas la vara
    Saludos cordiales

    Responder
    • Normalmente, yo prefiero los señuelos que no emiten sonido… y siempre son mi primera opción. Si los peces no quieren comer, entonces puedo probar algún señuelo con ratling y ver si así consigo provocar la picada de algún pez agresivo. ¿Situaciones que aconsejen ratling? De inicio, en mi opinión, ninguna. Utilizando un ratling cómo primera opción, tenemos muchas probabilidades de ahuyentar peces que hubiesen atacado señuelos silenciosos, mientras que, si invertimos el orden, tendremos opciones de capturar más peces.
      Lo habitual es utilizar ratling en condiciones de profundidad, para levantar los peces, en aguas tomadas, espuma… a mi me ha ido bien pescando fondos tapizados de laminaria. El sonido en superficie ayuda a que los peces salgan de entre ella a curiosear.
      Un saludo!!!

      Responder

Deja un comentario

Regalo de mi 35 cumpleaños (me voy haciendo viejo), la caja C&F 820 MKII del año 2019 (hermana mayor del modelo 810 MKII y actualización

121 días después…

No son pocos… 4 meses, 121 días, 2900 horas… hora arriba, hora abajo, el tiempo que he permanecido sin poder mojar un señuelo en agua
Mucho tiempo parece haber pasado desde la última vez que estuve “por aquí”… han sido dos meses en los que, pensar en escribir y publicar,

SUCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN