A la caza de Huchos, Barbos y Truchas en aguas del Tormes, Esla y Sil

Hacía bastante tiempo que no escribía una entrada dedicada a la pesca a mosca…y es que últimamente me ha costado bastante encontrar la motivación necesaria para relataros alguna de las salidas de pesca que he realizado…porque salir si salgo…y pescar si pesco, pero la temporada truchera se ha vuelto un tanto monótona. Poner 4 fotos de truchas de 25cm en los mismos escenarios sin ningún tipo de utilidad o información adicional creo que es algo que a nadie interesa.

Una vez cerrada la temporada de ríos con caudal no regulado, la única opción cercana a casa es el tramo del río Sil comprendido entre el Embalse de Bárcena, en Ponferrada, y la localidad de Carril, ya en el límite fronterizo con Galicia. Debido a la escasez de lluvias y a las altas temperaturas del invierno pasado, el cauce en la zona baja se encuentra muy sedimentado, lo que sumado al bajo caudal, ha redundado en la proliferación masiva de vegetación acuática. La pesca se hace bastante incómoda…tanto a seca cómo a ninfa. Por otra parte, la subida desproporcionada de Bogas y Escallos desde el embalse, en Carril, se convierte en una fuente de alimento inagotable para las grandes Truchas que buscan engordar y coger fuerzas de cara a la freza que se aproxima, por lo que ya es muy difícil conseguir picadas en superficie o a ninfa de truchas de porte.

Cuando las cosas están así, la única opción es hacer Kilómetros para buscar nuevas sensaciones. Otros ríos, otras especies, otras libreas…El objetivo para este año era tachar dos especies de la lista. Huchos y Barbos. Hasta ahora, cómo pescador a mosca, me había limitado exclusivamente a las truchas, por lo que cualquier novedad es un aliciente para relanzar con fuerza la afición enfrentándote a nuevos retos.

image9Ya en carretera, junto con mi compañero Ángel, pusimos rumbo al coto de Villagonzalo II en busca del Salmón del Danubio (Hucho hucho), introducido en el año 1968 en el río Tormes a su paso por Salamanca. Existe, ahora mismo, un cierto desconocimiento de cual es la situación exacta de la especie en cuanto a la regulación actual. Desde la aprobación de la Ley de especies invasoras, se ha podido escuchar y leer de todo…aunque, en teoría, el Supremo rechazó la pretensión de los grupos ecologistas en cuanto a la inclusión de esta especie en el catálogo, debido a su distribución restringida y su difícil adaptación al medio.

La realidad, que es de lo que puedo hablar, es que Villagonzalo II ha pasado por épocas mejores. Hace unos años las repoblaciones eran frecuentes y la captura de grandes ejemplares de esta especie era un hecho relativamente cotidiano. Hoy en día, diría que es un hecho altamente improbable. Desde luego, nada más llegar, la imagen no hacía presagiar nada bueno…

image6Ángel optó por la pesca con Streamer de forma exclusiva. Él ya conocía el coto y ya había podido capturar, años atrás, algunos buenos ejemplares. Para mi esto era nuevo, por lo que opté por montar una caña de spinning 2,70#15-42g y una de mosca 9,6#7 e ir alternando en función de las condiciones. Empecé en la cabecera de un pozo probando con varios señuelos, con Ángel en la orilla viéndome pescar…esto del spinning es algo que no comparte pero sobre lo que siente curiosidad. “Los hombres pescan a mosca” es su frase favorita cada vez que saco el tema.

Al cabo de un rato de probar varias cosas, opté por utilizar el Sasuke 105 en color azul-plata. La acción, la visibilidad y la profundidad del señuelo eran las que más me convencían, junto con el recuerdo en mi cabeza de videos de este señuelo siendo utilizado para capturar especies de río cómo Arowanas, Tucunares o Arapaimas en el Amazonas. Tuve una picada brutal casi a mis pies. El pez atacó el señuelo lateralmente desplazándolo un metro…pero no se clavó. Seguí intentándolo en el pozo pero ya sin más actividad, por lo que decidimos bajar hacia tramos de corriente para intentarlo a streamer.

Con la salida del sol pudimos ver 4 o 5 Huchos colocados a lo largo del cauce, 2 de los cuales pasaban sobradamente el metro de longitud. Con cuidado, al principio, hicimos pasar los streamers a escasa distancia de los peces…reacción cero. Cambios de streamer, cambio a spinning y varios señuelos…y nada…ni se inmutan. Aquí nos dimos cuenta de que sería prácticamente imposible capturar un pez. Vamos bajando y nos encontramos con varios pescadores que llevan horas con el mismo resultado. Uno ha pescado un pequeño Lucio, otro ha tenido un toque, otro (el más afortunado) dice haber llevado a la sacadera un Hucho de 58cm a primera hora de la mañana…desolador.

image5Está claro que estos peces no son nuevos en estas lides y mucho me temo que llevan ya mucho tiempo en el río. Son peces “educados” que diferencian perfectamente un señuelo artificial de sus presas habituales (los Alburnos se contaban a billones)…por lo que las picadas, a estas alturas de la temporada, son ocasionales y, yo casi diría, accidentales. La densidad de ejemplares es muy baja, pudimos contar 15 o 20 Huchos a lo largo de todo el día, de los cuales solo 4 o 5 pasaban de los 70-80 cm. Nada que ver con las historias que nos relataron algunos de los pescadores, habituales del coto, y que hablaban de tiempos en los que la captura de 30 o 40 Huchos por jornada en Villagonzalo II era habitual.

image3.JPGCon todo, tuvimos suerte y, ya casi a las dos de la tarde, después de patear coto arriba y coto abajo, de “ratear” en cada agujero y de intentarlo de mil formas, la campana sonó en una rasera con muy poca agua en la que se movían varios peces de pequeño tamaño (imagen superior). Con un streamer mínimo, y pescando a pez visto, pudimos llevar a uno de estos “enanos” a la sacadera.

image14.JPGMotivador…pero insuficiente. Al menos con más fortuna que los demás…y es que ya lo dice el dicho. “En el país de los ciegos, el tuerto es el rey”.

image7Por la tarde más de lo mismo, lo intentamos de mil formas esperando el sereno en la anochecida, momento en el que los Huchos muestran mayor actividad de caza. Deposité toda mi confianza en el Lazy Slim de Daiwa, lo más parecido a un Alburno que tenía en mi caja, barriendo el pozo que me había dado la picada a primera hora de la mañana, lo arriesgué en todos los agujeros, debajo de cada rama…pero fue imposible. Nos fuimos de Villagonzalo II sin la ansiada foto con un trofeo de porte.

image13Establecimos el cuartel general en Alba de Tormes, un pueblo realmente bonito. Desde el puente y patrullando la orilla se veían unos Barbos que metían miedo…y es que se había ejemplares que fácilmente alcanzarían los 80cm de longitud y los 6-7 kg de peso.

image8Lo intentamos con ellos a pez visto, pero estos eran, si cabe, más listos que los Huchos y estaban, si es posible, todavía más zurrados. Nos enseñaron el dedo corazón ante todo lo que se nos ocurrió presentarles. Comentándolo con el dueño de un restaurante de la ribera, nos dijo que la única forma de pescarlos era “al robo”…apaga que nos vamos….

Al día siguiente teníamos el Coto de Galisancho, junto con El Chorrón uno de los acotados más famosos del río Tormes. Nos levantamos temprano, después de un año de espera para poder pescarlo, en busca de una de sus grandes truchas, que cuentan además, para mi, con una de las libreas más bonitas de la península. Nos esperábamos un río muy bajo de caudal a final de temporada…y nos encontramos con un océano invadeable en su mayor parte. Todos los vadeos eran al borde del abismo…un paso en falso y el agua te llegaba al cuello. Las ocas poblaban prácticamente todo el cauce, por lo que pescar a ninfa era muy complicado. A seca había algo de actividad, pero con lances imposibles con el agua al nivel del pecho y con truchas que dejaban de cebarse al mínimo movimiento en falso.

image2Nos peleamos con el Tormes toda la mañana y, en estas condiciones, todavía conseguimos sacar algunas truchas. Tuve una muy muy muy grande al otro lado de la linea que habría sido “el arreglo” de la jornada…pero me partió un terminal del 5X despues de una serie de carreras que me dejaron temblando.

A mediodía, mojados, cansados y derrotados teníamos claro que ya habíamos tenido suficiente Tormes por una temporada. Ni Ángel ni yo teníamos ganas de repetir experiencia por la tarde. Teniendo por delante un camino de vuelta importante, salió la opción improvisada de adelantar camino y desviarnos al río Esla, a la altura de Ricobayo, para intentarlo con los Barbos.

image18Llegamos a media tarde para quemar el último cartucho. Solo contábamos con ninfas y perdigones para trucha, nada específico para estos potentes peces. Si algo aprendí esa tarde, es que a un Barbo no te lo puedes tomar a la ligera. Empecé montando un terminal del 5X con unas ninfas típicas de faisán. Tuve dos peces enseguida…pasó lo inevitable. Reventaron el terminal en la primera carrera. La arrancada de estos bichos es brutal. La siguiente opción fue utilizar una bobina de monofilamento Caperlan del Decathlon (lo que teníamos encima) y diámetro 0,25, que será en realidad un 0,28 o un 0,30. Es un monofilamento que, además, tiene cierta coloración azulada, por lo que hacer picar a un Barbo con ese terminal era muy complicado. Conseguí clavar otro pez y me creí vencedor…hasta que enderezó el anzuelo. Todavía se me soltarían dos peces más hasta que conseguimos llevar uno a la sacadera… después de una pelea interminable corriente abajo y rozando contra todas las piedras al borde de la rotura. Una pequeña victoria que nos enseño a volver preparados la próxima vez.

image19De vuelta a casa te preguntas si valen la pena tantos kilómetros, el año de espera, la ilusión de pescar un coto “sin peces” y otro coto que resultó “impescable”, el desembolso económico, los días de vacaciones…Supongo que, en parte, debido a la escasa valoración que hacemos de lo nuestro. Con la cabeza fría comparo “pescar en casa” con respecto “a ir fuera” y tengo que concluir que el verdadero paraíso de la pesca lo tengo aquí al lado. En el río Sil, en el Cúa, en el Órbigo…

El día siguiente a nuestra vuelta, bajé el rato del café a pescar un tramo del EDS de Ponferrada. Necesitaba desquitarme y me lo pasé cómo un enano. Lo pagaron las truchas. Nada exagerado en tamaño pero con varios peces de 40 a 45cm y todos en superficie.

Ni que decir tiene que, seguramente, la próxima temporada volvamos a solicitar cotos y esto vuelva a repetirse, pero, al menos, las expectativas serán menos de pescar y más de disfrutar con los amigos de un par de jornadas de pesca…porque para pescar, hoy por hoy, nada cómo los ríos de León.

4 comentarios en “A la caza de Huchos, Barbos y Truchas en aguas del Tormes, Esla y Sil

  1. Yo ya estoy deseando que comience la próxima temporada, para pescar en alguno de los ríos que citas al final, porque leyendo lo primero, se me quitan las ganas de romper la hucha, para pescar el hucho jejeje.
    Enhorabuena por las experiencias vividas y un saludo.

    Me gusta

    1. Hola Jose,
      Lo que no entiendo es que se sigan vendiendo cotos a 25€ el día y nadie controle la población de peces. Tal cómo yo lo veo, en un coto cómo este, las repoblaciones deberían estar documentadas y ser públicas. Supongo que pescándolo a principios de temporada, las probabilidades serán bastante mayores…al menos pude tener uno en las manos, aunque cómo cabezón que soy, mucho me temo que tarde o temprano volveré. Gracias por pasarte y un saludo!

      Me gusta

  2. Ieup!!!
    No veas como te entiendo… me pasa lo mismo , poner truchas y lubinas de 15/20cm no me motiva! Este año lo de los rios en todos los sitios esta siendo lo mismo, poca agua y desesperante. Me parece curioso que os movais para ir a por barbos, cuando yo no quiero ni que me toquen el señuelo jeje. Que envidia lo de los huchos, es un pez que le tengo muchas ganas pero es un rollo acceder a los cotos no?
    Un saludo

    Me gusta

    1. Buenas Ander!
      Un Barbo a mosca, por hacer el simil, debe ser cómo pelear una lubina entrada en carnes a rockfishing. Son peces muy potentes y que se disfrutan mucho. A mi, además, me parecen peces muy bonitos. Los cotos hay que solicitarlos en el periodo hábil a la JCyL. Te asignan un número y luego vas a un sorteo. En función del número extraído en el sorteo te toca elegir…si tienes suerte puedes elegir cualquier coto en buena época, si tienes un número de mierd…cómo yo, solo te queda elegir los cotos que no estén cubiertos ya y en las fechas que queden libres. Un saludo tío!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s